LLEIG



Toneladas de frutas y verduras se desechan por no pasar los cánones estéticos. Aunque el aspecto no interviene en la calidad nutricional del alimento, se utiliza como estrategia de marketing. El ser humano tiene tendencia a comparar siguiendo un juicio estético, que valora rápidamente la belleza exterior. Pero, Es esa la belleza que debemos valorar? Toda la sociedad se guía por la exterior, no obstante, también puede percibir la interior y la esencial.

Como respuesta a la problemática planteada, el proyecto Lleig, presenta el rediseño de una experiencia cuotidiana con la intención de modificar dicho canon. Un ritual de cosméticos mostrado como un elogio a la salud, que busca potenciar la belleza esencial a través de sanar la belleza externa e interna. Los 4 productos cosméticos, parten de un solo vegetal rei- vindicando así su desaprovechamiento: jabón, crema hidratante, zumo y piel deshidratada.

El tocador tradicional se sitúa en un espacio íntimo y personal, el dormitorio. Enfocado en la acción de em- bellecerse, no cuenta con una toma de agua. El ritual que se propone, en cambio, está inspirado en los baños termales. Por esa razón, el tocador de Lleig cuenta con un cuenco, una jarra y una toalla. Ofreciendo total libertad sobre el espacio donde se prefiere realizar el ritual.

https://www.dezeen.com/2021/02/15/julia-roca-vera-turns-food-waste-into-skincare/